jueves, 1 de diciembre de 2011

SABER VIVIR II

Saber vivir es algo que se nos esta olvidando aunque los buenos consejos nos interesan muy poquito y terminamos en un callejón sin salida. En el cual no podemos salir de el. Eso nos pasa a todo ser humano, que aunque estemos metidos en el peligro no le encontramos la salida.
Empecemos con los niños. Estos si que tienen una larga historia por delante y muchos problemas que resolver hasta que llegamos a ser adultos.
Estos niños que van al colegio cogiditos de la mano de los padres o de los abuelos. Estos abuelos que le dan todo su cariño y buenos consejos. En cambio a los cuatro días ya empiezan los problemas con los maestros. Estos maestros que los quieren como sus padres.
Pero su obligación es de educarlos y enseñarlos por estos y otros muchos motivos debemos apoyar a estos maestros que tanta falta nos hace a todos y nos pueden hacer personas de buena fe.
También decirle a esta juventud de hoy que sienten un poco la cabeza y cuando vayan a formarse como pareja lo hagan con todo cariño y respeto que ellos se merecen de lo contrario se amargaran la vida para siempre y a todo su entorno y algún día se pueden acordar de aquel tiempo que perdieron y no hemos sabido aprovechar.
Y eso de irse a vivir juntos si que tiene gracia. Yo lo veo muy mal porque a los cuatro días ya se han cansado el uno del otro y echan los trastos a rodar como dice el refrán y si hay hijos de por medio no se que educación le van a dar a esos hijos. Unos padres que la mayoría de ellos están drogados y unos abuelos que están ya mayores que en vez de darle cariño le damos irritaciones. Y decimos que la vida esta muy mala yo creo que entre todos la estamos poniendo mala tenemos muchos vicios tontos y nos olvidamos que nos tenemos que ganar el pan con el sudor de la frente y decimos ese refrán que dice, “que trabajen los civiles”. En una palabra tanto ellos como ellas no están preparados para formar un hogar como dios manda y se echan una carga tan grande que no pueden tirar. Por esto y otros motivos a los cuatros días ya se quieren divorciar.
Ella lo echa de la casa aunque sea solo de él. Aquí estas estorbando que no te quiero ni ver. Tu te llevas los niños y le pagas la manutención.
Pero con una condición que te los lleves un día a la semana y me los trates con respeto y educación. Este que esta en paro y no sabe lo que hacer porque las cuentas no le salen para llegar a fin de mes. El se va a que los padres hasta que pase la mala racha y ella se que da en su casa tranquila echándole el ojo a otro hortelano diciendo tu riega bien el huerto que no este de secano. El marido que ve esto ya se pone a pensar. Yo aquí no pinto na me iré al programa de Juan a ver si puedo buscar una mujer cariñosa y buena que me haga feliz porque a la de tres va la vencida y eso me pasa a mi. aquí empiezan las preguntas que ya son habituales. El uno no se fía de nadie. Ninguno quiere cargos para disfrutar de la vida porque ambos han pasado mucho y ala de tres va la vencida.
Ellos se sienten muy amables y cariñosos al formar su nueva vida con temor a que los dejen porque a la de tres va la vencida y le dicen estas palabras tan bonitas. Yo te voy a tener como una reina yo soy muy apañado para el hogar se planchar y cocinar y lavar los trapos te llevare el café ala cama por ser la tercera no te dejare que hagas nada. Ella se siente feliz y contenta en mi vida he tenido yo una vida como esta.
Ellos fueron felices y volvieron al programa a darle a Juan las gracias de lo felices que estaban.
Que aunque tengan noventa años ellos no pierden la ilusión ni las ganas de vivir.
Y a Juan y medio decirle que amplié ese maravilloso programa que a tantos mayores esta sacando de la soledad y los esta haciendo felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario